Nuestra historia

En la década de los 40, Alberto Gallego Casado inició la actividad de Panadería, negocio que junto a sus hijos fueron mantenimiento y acrecentando a la largo de los años quedando en los años 90 en manos de cuatro de sus hijos Juan Antonio, José Alberto, Manuel y Miguel Ángel. Fue en 2010 cuando esta tradición familiar quedó en manos de un único hombre, José Alberto Gallego Aljarilla, actual dueño y encargado de seguir con esta dedicación familiar.

En sus inicios esta empresa solo se dedicó a la fabricación y venta de productos de panadería, fue a lo largo de los años cuando se empezaron a introducir productos de pastelería como magdalenas, pan de aceite o galletas incrementando poco a poco su catálogo de productos de bollería y repostería artesanal hasta nuestros días